Crezcamos correctamente

1 Pedro 2: 1-2 (RVR1960)

1. Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones,
2. desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación.

 

 

Debemos reconocer que la maldad habita en cada ser humano, en poca o gran cantidad, es maldad, por ejemplo: chismes, orgullo y soberbia, celos y vanaglorias, el querer relucir más que los demás, el pensar que uno lo sabe todo y no necesita que nadie le diga como hacer las cosas, envidias, pleitos etc., etc., y es ahi cuando la Palabra de Dios nos habla y nos exhorta a dejar esas malas actitudes, a no estar alimentando "el viejo hombre", aquel que antes de Cristo en nuestras vidas, vivía así, en los malos hábitos de este mundo.

Hoy nos dice el Señor, al contrario de lo que desea el mal, desear cambiar, desear y crecer en lo correcto a través de la Palabra de Dios, alimentarnos de la sana enseñanza, que NO busca intereses particulares, más que la edificación completa y total de los que nos rodean.

Crezcamos en todo lo bueno, busquemos los frutos del Espíritu Santo de Dios, que son amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y dominio propio (Ga. 5.22-23), busquemos predicar el evangelio con nuestras buenas acciones, para que la gente que nos conoce, vea a Jesucristo hablar, actuar y pensar.

Un desafío esta puesto en la mesa para la iglesia de Cristo. Sólo a través de Jesús nuestras vidas pueden ser transformadas (Jn. 10.27-28)

Crezcamos correctamente.

 

Radio Online

UJBLP BOLIVIA